Aplicaciones móviles: ¿Quiénes son tus usuarios? Parte 2

A continuación intentaremos a través de un ejemplo concreto, ayudarte a entender cómo definir, al momento de crear aplicaciones móviles, quiénes son tus usuarios.

Esta publicación es parte de un desarrollo más extenso, si deseas conocer el proceso completo de cómo idear, planificar y detallar un emprendimiento a través la creación de una aplicación móvil, te invitamos a comenzar desde la siguiente publicación: Aplicaciones móviles: ¿Cómo aterrizar tu idea? Parte 1

Según definimos anteriormente para nuestra idea Belagram, habíamos identificado los siguientes usuarios:
1. Usuario Profesional de belleza: Aquel que oferta sus servicios profesionales estéticos y de belleza en nuestra aplicación móvil.
2. Usuario Consumidor: Aquel que contrata y paga por servicios estéticos y de belleza ofertados en nuestra aplicación móvil.

Quizás no sea tu caso y te hayas percatado de esto, pero muchas veces la primera omisión que cometemos cuando estamos ideando nuestra aplicación móvil y dimensionando su tamaño para determinar cuánto dinero podría costar su desarrollo, es un usuario clave en nuestro proyecto:
Nosotros mismos.
Es natural para cualquier proyecto llevado a cabo a través de una aplicación web o una aplicación móvil, exista la necesidad de controlar lo que existe y está pasando dentro de esta.
¿Cuántos usuarios están registrados?
¿Cuánto tiempo promedio están dentro de la aplicación?
¿Están haciendo lo que se supone deben hacer o realizan otras acciones fuera de lo planificado?
¿De dónde son, cuántos años tienen, cuál es su género?

Conoce a tus usuarios

Además de estas necesidades genéricas y entre otras posibles que pudieran existir para un proyecto que basa su negocio a través de aplicaciones web o aplicaciones móviles, en nuestro ejemplo de Belagram nos encontramos con un detalle muy importante: Existen recepciones de dinero a través de la aplicación móvil en este ejemplo, dinero que luego debemos dividir, gestionar y transferir a un tipo de usuario en particular, el Usuario Profesional de belleza.
Lo anterior nos obliga a planificar además de lo ya considerado, un sistema que nos permita administrar, controlar y llevar un registro histórico de todas las transacciones realizadas por los Usuarios Consumidores, además de una administración, control y registro de todos los pagos pendientes, rechazados y realizados correctamente a todos nuestros Usuarios Profesionales de belleza, entre otras atribuciones necesarias que iremos depurando más adelante.

Si caemos en la tentación de querer demasiados servicios o características en nuestro proyecto, posiblemente podríamos encontrar la necesidad de incorporar otros tipos de usuario, pero manteniendo la línea de no caer en el pecado de la glotonería en innovación, diremos que ahora sí, hemos identificado todos los usuarios para nuestro proyecto.
Una vez identificados los usuarios, para dimensionar certeramente el tamaño de nuestro proyecto y seleccionar el tipo de tecnología a implementar, debemos definir las características que debe tener nuestro proyecto para cada usuario.

Si quieres emprender con una aplicación móvil, te invito a continuar leyendo el desarrollo de nuestro ejemplo en la siguiente fase:
Aplicaciones móviles: ¿Cómo definir las características de mi aplicación móvil? Parte 3